Setas Comestible

Para evitar al máximo las posibles confusiones con setas tóxicas y que todos y cada uno de los apasionados al monte y a buscar níscalos o boletus podamos hacerlo de manera segura. Hay que tener bastante cuidado al recogerla, ya que es fácil confundirla con otras especies del género Amanita, unas setas que suelen ser tóxicas. Una pequeña joya de todas las setas comibles que conocemos que logramos hallar tanto en otoño como en primavera en zonas de prado o páramo despejados, lejos de los bosques.

setas comestible

Otro de los hongos más consumidos y valorados en España, la senderilla o senderuela es de gusto dulce y aroma almendrado. El hongo tiene un color cobrizo suave y una de sus enormes virtudes es que se mantiene excepcionalmente bien, pues no sufre asaltos de larvas ni pudrición. La gírgola se reconoce con enorme sencillez merced a su característico sombrero, con apariencia de abanico y debido al cual recibe también los nombres de orejón u ostra. Es de color entre gris claro y marrón, más allá de que se va amarilleando conforme madura. Los nombres comunes de esta y la previo son los que llevan a confusión.

Boleto Comestible

En forma de recomendación, por lo menos que seas un experto en la materia, no recojas ni comas las setas en estado salvaje. Muchas especies venenosas se parecen bastante a los hongos comestibles. El níscalo es otra de las setas comibles más comunes en España, así sea por su buen sabor o por su abundancia.

setas comestible

La podremos encontrar creciendo siempre en troncos y ramas de árboles. Tradicionalmente se ha asociado al árbol del sauco, donde se dice que se ahorcó Judas, de ahí su característico nombre. En la Península se asocia a alcornoques y otros árboles de hoja plana.

Pertence a las setas mucho más famosas con un aspecto anaranjado y una superficie lisa. Una de las setas mucho más características del otoño por su gusto. Se asemeja bastante a la anterior y es ideal como guarnición para acompañar carnes o sencillamente elaborada a la plancha o parrilla. Tiene forma de oreja irregular, refulgente y de color rojizo pardo.

No Te Puedes Perder

Seguidamente, nos centramos en el boleto comestible , que en varias zonas se conoce como “calabaza”. Habrás oído hablar de él en inmensidad de oportunidades, más que nada a chefs y aficionados a la gastronomía. Su precio no está al alcance de cualquier bolsillo, pero si tienes la posibilidad de disfrutar de su sabor dulzón y su textura tan particular, no lo vaciles. Lo mucho más frecuente es encontrarlo en los bosques de coníferas.

Los ejemplares jóvenes, con el sombrero todavía cerrado pueden parecerse a Amanitas muy tóxicas. El pie es muy delgado alto y atigrado (de 20 a 40 cm de alto por 2-3 cm de ancho). Color del pie desde pardo claro en la zona del sombrero hacia mucho más oscuro en la base (por su condición de atigrado). Otro excelente comestible simple de detectar sobre todo por su tamaño y presencia.

De Qué Manera Identificar La Seta

Hay otros géneros con esta estructura pero son muy diferentes a los boletales. Toda la seta, laminas, sombrero, pie son de color anaranjado. Tiene exactamente el mismo aspecto que el champiñón blanco pero tiene una textura mucho más dura y un sabor más intenso. Se trata del habitual champiñón blanco que podemos encontrar en cualquier supermercado o frutería a lo largo de todo el año. Su sabor y textura son muy suaves y se suele producir por toda Europa.

Se pueden consumir tanto crudos como cocinados de muchas formas. El champiñón silvestre es una seta de sabor y olor muy agradable que hace aparición desde el inicio de la primavera hasta el final del otoño en prados y pastizales. Igual que pasa con todas y cada una de las especies comestibles de Agaricus, es aconsejable no recolectar las setas maduras con láminas negras para eludir inconvenientes de digestión. Y llegamos a la última de las setas comible de esta lista.

Por otra parte, es importante comprender que el hongo es la planta que crece dentro de la tierra, al tiempo que la seta es el fruto que recogemos. Y aunque estas setas las podemos encontrar mientras que paseamos por bosques y zonas montañosas a lo largo de la estación otoñal, asimismo podemos cultivarlas en casa. Seguramente añadirías algunas otras variedades de setas a este catálogo. Hemos intentado integrar aquellas que consideramos mucho más valoradas en la cocina, si bien hay muchas más. Envíanos tu catálogo por dirección de correo electrónico a y las vamos a ir añadiendo a este artículo en próximas revisiones. Te planteamos las especies comibles de setas que tenemos en cuenta como las más rebosantes y buscadas en la Península Ibérica.

Las láminas son muy decurrentes, es decir, no se insertan en el pie de manera brusca. En la foto se ve muy bien a diferencia de otras como la borracha por poner un ejemplo. Es conveniente que siempre y en todo momento cojas ejemplares mayores, con el sombrero bien abierto y de más de cm para no tentar a la suerte.

Su característico sabor dulzón y a avellana, junto a su consistencia y textura son las claves de su éxito. El color es variable, pasando de tonos blanquecinos en el momento en que no se ha desarrollado, a tonos cobrizos pardos en su etapa adulta. Su cutícula es viscosa en su etapa joven y va perdiendo esta característica en el momento en que avejenta. Una vez dejamos claro que nada tienen relación con las plantas o animales , matizamos algo que a veces asimismo crea alguna confusión.

La seta shiitake tiene un sombrero de calor cobrizo obscuro y el interior es de tonos crema. Destaca su potente olor a madera y es en especial valorado para su uso en guisos, sopas, sushi y ensaladas. El boletus se identifica por tener un color variable, comenzando por un tono blanquecino cuando es joven que se acaba convirtiendo en un tono pardo o marrón a medida que envejece.

Para cerrar este apartado, hablaremos de esa fisiología única que tanto llama la atención. Es lo que asimismo se conoce como la “cabeza” y es su parte mucho más aparente, que a su vez se compone de la cutícula y el himenio, la parte de abajo. Otra forma para distinguir, es mediante los jugos, los aromas y los tonos de cada tipo de hongo. Por esto, la recomendación es siempre y en todo momento ayudar con un especialista micólogo. Por el hecho de que toda clase tiene un papel en su ecosistema, por lo que es esencial respetar la naturaleza y no eliminar especies de manera innecesaria.