Picapinos

El macho adulto tiene las partes superiores negras con la frente amarillenta, la nuca roja y la parte superior de la cabeza o píleo negro profundo. La cara, la garganta y un parche pequeño a los lados del cuello son blancos levemente teñidos en ocasiones de ocráceo muy claro o parduzco y variable de unos individuos a otros. Los blancos carrillos están separados de la garganta por una estrecha banda negra.

Las alas son negras con una enorme mácula dorsal blanca y las plumas primarias y secundarias están moteadas de blanco. Las plumas próximas a la base de la cola son de un color colorado intenso. Machos y hembras se diferencian por la mancha roja de la nuca del macho, que es negra en la hembra. La especie ocupa toda clase de formaciones forestales de cierta madurez, cerradas o abiertas, desde pinares alpinos por encima de los 2.000 metros en Pirineos hasta choperas al nivel del mar. Sin embargo, prefiere los bosques espesos de coníferas, donde consigue las mayores densidades. La enorme adaptabilidad de la que hace gala a la hora de instalarse se debe en parte a su aptitud para trabajar casi cualquier tipo de madera, incluso las mucho más duras, como las de encina, enebro o tejo.

Hábitat

La cola, proveída de rectrices centrales recias y resistentes, le sirve como punto adicional de acompañamiento. Los juveniles se distinguen de los mayores por que éstos tienen la parte superior de la cabeza de color rojo. Su dieta se compone esencialmente de insectos y sus larvas, aunque, complementariamente, también se alimenta de semillas y frutos. El pico picapinos hace un orificio en el leño de un árbol a una altura comprendida entre los 3 y los 12 metros, pero asimismo puede usar uno de otros años, tanto de ellos como de otras aves. La hembra pone entre 3 y 7 huevos blancos de 2,6×1,9 mm precisamente.

Gran pájaro carpintero manchado en el lado de un pino europeo en… Par de grandes pájaros carpinteros manchados forrajeando en el… Desde el mes de febrero, empieza a emitir con mucho más frecuencia su característico tamborileo.

Meses En Los Que Se Puede Ver La Especie En España

La época de reproducción empieza en abril, la puesta comunmente tienen sitio en el mes de mayo, entre 4 y 7 huevos, translúcidos de color blanco. La incubación suele perdurar un par de semanas para la que los progenitores se turnan, la hembra incuba por el día y el macho por la noche. Los dos trabajan asimismo en la realización del nido, primero excavan un orificio de unos 10 cm en el tronco de un árbol y después desciende verticalmente ensanchándolo en forma de bolsa, hasta 30 cm de hondura. Las crías nacen sin ninguna pluma y son alimentados por ambos progenitores. Antes de cumplir tres semanas de vida abandonan el nido a pesar de que prosiguen siendo atendidos a lo largo de ciertas semanas mucho más.

Si está excitado estos chillidos se repiten aceleradamente y suenan como ¡¡chik-chik…!! Emite asimismo otros sonidos, pero sin musicalidad y realmente difíciles de representar en escritura. La distribución del pico picapinos se prolonga por gran parte de Eurasia y el nordoeste de África. Entre ellas habitan sorprendentes aves como el roquero solitario, la collalba negra o el colirrojo tizón a quienes intentaremos ver a lo largo del paseo. El software Sacin posibilita el saber del estado de conservación de las aves más comunes en invierno de nuestro ambiente.

Se trata de un ave de tamaño considerable (25 cm. de longitud y 40 cm. de envergadura). La zona dorsal es blanquinegra, construyendo un patrón característico. Presenta listas negras a los dos lados de la cara y el cuello, que se relacionan con el pecho, el pico, los hombros y la nuca. La zona ventral es completamente blanca, al paso que la región anal es de un llamativo color rojo. El macho se diferencia de la hembra eminentemente en el color rojo que este presenta en la nuca. Patas cortas, con 2 dedos liderados hacia delante y 2 hacia atrás, amoldados para escalar.

Tampoco desaprovecha la savia de los árboles, a la que llega perforando surcos en los pinos para producirles una pequeña herida de la que la absorbe. Con menos continuidad, durante la estación reproductora, llega a comer huevos y crías de otras aves. La construcción del nido —un profundo túnel en la madera de algún árbol— comienza en mayo y se prolonga por un periodo de 2 o tres semanas. La puesta frecuenta realizarse a lo largo del mes de junio y consta de cuatro a siete huevos blancos, que son incubados durante días por los dos progenitores. Estos ceban a los pollos conjuntamente durante días con una abundante provisión de invertebrados.

La postura típica es de 4 a seis huevos blancos refulgentes. Los huevos eclosionan después de 14 a 16 días y los jóvenes empluman tras 20 a 24 días. Los dos padres incuban los huevos, alimentan a los polluelos y mantienen el nido limpio.

Antes de tres semanas abandonarán el agujero, aunque proseguirán siendo atendidos durante algunas semanas mucho más. Dendrocopos major o pico picapinostiene una sola nidada por año. Son aves fuertemente territoriales, ocupando áreas de precisamente cinco hectáreas durante todo el año, que son defendidas eminentemente por el macho, siendo este un accionar que atrae a las hembras. Los pares son monógamos a lo largo del periodo de reproducción, pero con frecuencia cambian de pareja antes de la próxima temporada.