Mirlo Hembra

En la Península Ibérica es ave habitual en todas y cada una partes y lo mismo pasa en las islas Baleares. Prefiere zonas arboladas, pero no falta en campo abierto con matorral abundante. En el tercio norte de Iberia tiene una superior consistencia que hace unos años se vio amenazada por la caza masiva durante los meses de otoño y también invierno. El poder de recuperación de la especie es grande y su aumento es en este momento notable merced a las medidas de protección oficial.

mirlo hembra

En la Península Ibérica tenemos la posibilidad de encontrarlo hasta los 1000 m. Es un ave territorial, que se establece en un territorio en su primer año de vida y permanece siempre y en todo momento en él. Estos territorios son más pequeños en los hábitats humanos, probablemente debido a la mayor abundancia de alimentos. Esporádicamente se pueden producir peleas y reyertas entre ellos, yo tuve ocasión de ver una bastante violenta y encarnizada en un parque de A Coruña, pero semeja que por norma establecida son bastante tolerantes con los mirlos vecinos. Y su canto, que despliega desde principios de año hasta finales de julio, uno de los mucho más apreciados de las aves ibéricas.

En los lados de los mofletes y la garganta hay manchas oscuras que forman como un principiante mostacho. El pecho y la parte inferior de la garganta es beige rojizo con punteado pardo oscuro, prácticamente negro. Las hembras jóvenes se distinguen parcialmente bien por tener las partes superiores menos oscuras, la cola no es negruzca, sino parda y lo mismo las plumas de las alas. Turdus merula se prolonga por toda Europa faltando en Islandia. La consistencia es altísima y se aprecia en los últimos años una expansión hacia zonas mucho más nórdicas de Escandinavia, especialmente en Finlandia, con mirlos que proceden de la mitad sur de Suecia y probablemente de los países Bálticos de sobra al Sur . Paralelamente una colonización intensa de zonas suburbanas se está generando desde hace 25 años.

El canto del mirlo común es muy variado y melodioso, parece que emite ciertos sonidos en dependencia de la situación. Si está alarmado es un sonido agudo y repetido tres o cuatro veces “chuik-chuik-uik-uik-uik”, con un tono de alarma, aunque asimismo emite cantos aflautados, suaves y melodiosos. El mirlo de la subespecie tipo tiene una cola larga , mide entre 23,5 y 29 cm de largo, con una envergadura de 34 a 38 cm, y pesa entre 80 y 125 gramos. La subspecie Turdus merula merula empieza a poner huevos en marzo, pero las subespecies de la India oriental son mucho más tardías, empezando en el mes de abril o mayo como prontísimo. Los individuos del hemisferio sur, comienzan a poner en agosto. A continuación, pone de 2 a 6 huevos , de color azul-verdoso, con máculas marrones-rojizas, que son mucho más varias en la parte más gruesa de este.

Nutrición

Los mirlos pasan una gran parte de su tiempo en busca de alimentos a nivel del suelo. Con frecuencia son infestados por garrapatas, u otros parásitos externos, sobre todo en la cabeza. En un trabajo de investigación hecho en Francia, el 74% de los mirlos examinados en las zonas rurales estaban infestados con garrapatas del género Ixodes , por sólo el 2% de los examinados en las ubicaciones urbanas. Parece por contra el mirlo es, lamentablemente, un reservorio de Borrelia capaz de transmitir el parásito a las garrapatas. El mirlo común es un ave bastante recurrente en Malpica, aunque bien es cierto que hablamos de entre las aves más comunes de la Península Ibérica. Un aspecto muy identificativo de la clase es su anillo ocular de color más naranja en el macho.

La meta es revisar cuantas han sido ocupadas y qué materiales han usado. Para alimentarse acostumbra moverse por el suelo en pos de lombrices, artrópodos y pequeños insectos. Pájaro pichón en la hierba estornino pico amarillo pichón se sienta en la hierba y espera a los progenitores … El mirlo se nutre de insectos y otros invertebrados como lombrices y gusanos. Mirlo de alas rojas hembra subido en un tronco entre la…

(turdus Merula)

No acostumbra posarse a enorme altura a no ser a lo largo de la cría el macho cuando utiliza un posadero para cantar. El estruendos que hace con las patas y el pico es importante y en un bosque de especies caducifolias puede escucharse a una distancia de prácticamente 100 metros y ser confundido con el paso de otro animal. Mposible de confundir por el color negro de todo su plumaje y asimismo por su particular conducta y reacciones, el macho del Mirlo Común, Turdus merula, se encuentra dentro de los pájaros mucho más populares y mejor conocidos de la avifauna europea. El pico de vivo color anaranjado a partir de enero en machos jóvenes que aún no han cumplido el año y desde diciembre en los adultos, así como el anillo ocular amarillo, completan los aspectos más destacados. El celo de los mirlos empieza a manifestarse extraordinariamente en los últimos días de diciembre y ahora más corrientemente desde mediados de enero y sobre todo en febrero. Verdaderamente es un pájaro muy madrugador en sus expresiones vocales y estas nos hacen fijar la atención en las parejas que se observan posadas en los campos siempre y en todo momento cerca de matorrales y setos.

mirlo hembra

Sin embargo, en vuelo largo lo hace con mayor rapidez un tanto onduladamente y siempre y en todo momento on-line recta con destacable potencia, plegando las alas contra el cuerpo a intervalos en una acción que recuerda algo la similar del Pito real, Picus viridis. Es ruidoso y cuando está alarmado grita mucho y muy fuerte. Estos sonidos se intensifican cuando se retira a reposar, lo que hace normalmente muy tarde y ahora bien anochecido a veces, juntándose múltiples mirlos que dan la impresión de estar peleando de forma continua.

Sin embargo, hay que poner énfasis en este pájaro su carácter un poco desconfiado, sobre todo en la Península Ibérica donde en muchas regiones es objeto de caza masiva. Esto le lleva a permanecer la mayoria de las veces al abrigo de un matorral y a comer en el suelo próximo a él, presto a volar y ocultarse con un habitual grito de alarma al menor asomo de riesgo. Normalmente las primeras puestas terminadas son raras antes del 10 de abril. Cada una consta de 3-5 huevos, casi siempre 4, raras veces 3 y menos aún 5. La cáscara tiene color azulado o azulado-verdoso y está, en general, exuberantemente cubierta de manchas pardo rojizas u ocráceas que en algunos se acumulan en el radical más ancho formando un pequeño casquete de color herrumbroso.

Mirlo Hembra Imágenes De Stock

En Asturias para diez colectados se obtuvo una media de 29 x 21,1 mm. con un máximo de 32,3 x 22,3 mm. y un mínimo de 27,1 x 20,5 mm. Probablemente la proporción de vegetales sobrepasa la dieta de procedencia animal. Manzanas, peras, higos, ciruelas, cerezas, fresas, frambuesas, uvas, etcétera. le atraen y los daños que causa, en especial en años de escasa cosecha, son cuantiosos. Con ellas son cebados varios pollos de mirlo de las últimas nidadas.

mirlo hembra

Un nido que no se destroza durante el invierno puede ser vuelto a ocupar sin solamente modificación a la siguiente primavera. En conjunto es un nido grande y voluminoso, en ocasiones altísimo y jamás aplastado. En cincuenta nidos estudiados en 3 años se consiguió un promedio de 1,43 m. Corrientemente en matorrales, setos, enredaderas, hiedra, horquillas de árboles a baja altura, huecos de leños, de rocas, taludes con vegetación.

El Mirlo Común es principalmente un pájaro de la campiña, pero que no falta en bosques con vegetación arbustiva y en zonas de campo abierto a condición de que matorrales y setos bastante desarrollados le brinden un buen cobijo. Del mismo modo frecuenta grandes parques arbolados, jardines pequeños dentro de poblaciones, plantaciones de frutales, extensos cultivos, tierras recién roturadas e incluso campos baldíos. Fuera de la época de la reproducción se ve por doquier y los grupos, muy varios en ocasiones, se concentran para comer en prados y rastrojeras.

No es infrecuente que los machos en su primer año de vida, pero ya reproduciéndose, no tengan todavía el plumaje absolutamente negro, sino más bien con tonos parduzcos que afectan sobre todo a las alas, cabeza y espalda. Otros, ya adultos, debido al desgaste tienen los bordes de las plumas de color cobrizo o pardo obscuro, lo que da al grupo un aspecto como de hembras. En general, los mirlos en su primer invierno tienen el pico de color hueso negruzco como en el otoño, empezando a mancharse de amarillo en el final del año para ser anaranjado siempre en febrero-marzo y esporádicamente ciertos ahora en el primer mes del año. Sin embargo, hay que decir, como norma general, que la construcción de los nidos en la mayor parte de las parejas comienza desde la tercera decena de marzo y en la primera de abril. Condiciones meteorológicas buenas en el mes de marzo adelantan indudablemente la reproducción.

Información

Un mirlo tiene una esperanza de vida de 2,4 años por término medio, incluyendo la mortalidad infantil. Los mirlos negros que sobreviven a su primer año de vida, viven 5 años por término medio, pero según resultados basados en el marcado, esta especie puede lograr un récord de edad de 21 años y diez meses. El primordial depredador del mirlo es el gato familiar, pero el zorro, la garduña, el armiño y rapaces, como los halcones también cazan esta clase en el momento en que se muestra la posibilidad, y limitan la población de mirlo negro.

Explora millones de fotos, ilustraciones y vídeos de depósito de gran calidad. Muestra una distribución extensa y continua por todo el Paleártico, la India y Asia oriental. En Australia y Nueva Zelanda hablamos de una clase introducida y asilvestrada. De las siete subespecies registradas en el Paleártico occidental, 2 están en España.