Madroño Canario

En su día, hará ahora casi un siglo, indudablemente era el único árbol divisable entre las terrazas agrícolas del rincón. Elaboración de planes de especies amenazadas y análisis del encontronazo de la afluencia de usuarios en zonas ribereñas sobre especies protegidas y hábitats de interés comunitario en las islas de Tenerife, Gran Canaria y Fuerteventura. Prospecciones para la caracterización de los hábitats de las especies conminadas objeto de redacción de plan de gestión.Hernández-Hernández, R.M., Rojo-Ménez, J., Rivero, A., Pérez-Angosto, A.J. Un signo inequívoco que sus frutos están maduros, es cuando estos comienzan a caer.

madroño canario

Amante de la biodiversidad natural de las islas, se ha entusiasmado por comprender e investigar sobre el uso de las plantas y árboles en la medicina popular. Endemismo canario propio de los bordes inferio­res del monteverde o de la laurisilva ; es clase claramente diferenciada del madro­ño peninsular. En Enorme Canaria hoy en dia es ya árbol raro, pero hay un pueblo con el nombre de El Madroñal, en el municipio de Santa Brígida, prueba de que en otros tiempos era especie abundante. La biodiversidad de este enclave es tan elevada que le ha justo su declaración como Lugar de Interés Científico, una tipología de espacio natural que invita al descubrimiento de nuevas especies. En el bosquecillo que oculta a este titán de tersa piel dominan, por ejemplo, especies de laurisilva como el laurel y el paloblanco atípicamente muy abundante en esta región. Los frutos en forma de baya, los madroños, son ricos en vitamina C, tienen un gusto bastante harinoso y, antaño, aun los aborígenes palmeros los consumían.

Madroño Canario (arbutus Canariensis)

Inventario de las plantas vasculares endémicas en la provincia de Las PalmasKunkel, G. Estudio de la población del madroño canario en el noroeste de Enorme CanariaGil-León, R. D02668Relación de imágenes de especies de flora cedidas por D. Gerardo García Casanova para el Banco de Datos de Biodiversidad de Canarias II.García-Casanova, G.

Sus flores tienen forma acampanada y poseen una corola de color blanco-verdoso con tonos rosáceos o rojizos. Su siembra debe hacerse en otoño o primavera, eludiendo siempre los periodos de las heladas. El madroño canario es bastante resistente a las variantes climáticas, por lo que puede tolerar temperaturas de hasta – 10º C. Se desarrolla de mejor forma en suelos con buen drenaje y ricos en nutrientes, la área del suelo ha de ser seca; poco importa las condiciones de acidez, alcalinidad o neutralidad del suelo usado. Esta planta por su vigorosidad, asimismo acepta la temporada seca. Es una clase que en condiciones correctas puede lograr los siete metros de altura.

Quizás 17 metros no sean mucho para un árbol, pero en el caso del madroño posiblemente sea su máxima altura posible. De la misma sucede con otros árboles centenarios, su dimensión y edad provoca que no se identifique fielmente con los habituales madroños que nos encontramos mucho más familiarizados a observar. El Arbutus canariensis o madroño canario como lo reconocen, es un arbusto perteneciente a la familia de las ericáceas.

Sus láminas y corteza se emplean para tratar distintas dolencias del tracto urinario. Las simientes del madroño canario deben estar maduras para ser plantadas. Una vez estén listas, las semillas se colocan al remojo en agua tibia precisamente en un tiempo que ser de 5 a 6 días, más tarde se procede a cultivar preferiblemente a la sombra. En la toponimia de las islas, este árbol da nombre al pueblo de la Villa de Santa Brígida de El Madroñal, en Enorme Canaria. También estamos en La Palma la ‛Fuente de los Madroños’, la ‛Fajana de los madroños’ o el ‛Caldero del madroño’.

Distribución

Cáliz con 5 sépalos soldados en la base; corola con forma globoso-urceolada, de 9-10 mm de largo, de color blanco verdoso muy pálido, a veces con tintes rosados, con 5 lóbulos extendidos. Androceo con diez estambres inclusos, insertos en el tubo corolino. Gineceo con ovario súpero, glabro, con 5 lóculos, con varios óvulos en todos y cada uno; estilo fácil, persistente; estigma capitado. Los frutos son bayas muy carnosas, comibles, más o menos esféricas, de 2-4 cm de diámetro, con la área granulosa de color anaranjado amarillento al llegar la madurez, recordando una pequeña mandarina. Su pulpa contiene muchas semillas enanas, angulosas. El madroño canario o madroñera es un árbol endémico canario con la capacidad de lograr hasta 15 m de altura.

Es una clase única y interesante no muy habitual, endémica de las Islas Canarias y se encuentra cuidada por las autoridades de las islas. De flores bellas que van de un tono blanco verdoso a tonos rosáceos, frutos de color naranja y tallo áspero. El ilustre Madroño de La Fajana de Ruiz se encuentra (28º 22´ 21,45 ¨ N y 16º 37´ 27,76¨ W) en el límite oeste del concejo tinerfeño de Los Realejos, muy cerca del cauce del barranco del mismo nombre. Para poder visitarlo debemos sumergirnos en esta encajonada rambla, al lado de la que discurre entre los caminos mucho más visitados del norte insular. En todo caso, el mayor ejemplar de madroño canario no se encuentra junto a la senda, por lo que la mayoría de los senderistas suelen pasar muy cerca sin llegar a advertirlo. Y es que este notorio ejemplar forma una parte del bosquecillo que ha reconquistado las huertas de cultivo.

madroño canario

Son globosas, tienen una área rugosa y cuando están maduras muestran un color naranja o amarillo. Las hojas alargadas o lanceoladas son de color verde claro a verde obscuro y están dentadas en los bordes. El fruto tiene una pulpa bastante jugosa, que se utiliza en la preparación de dulces como la mermelada. Por su contenido elevado de alcoholes naturales, en algunas regiones del archipiélago se utiliza para elaborar licores.

Resolución de la Dirección General de Protección de la Naturaleza por la que se autoriza al Cabildo de Enorme Canaria (Jardín Botánico “Viese y Clavijo”) para el uso de especies protegidas en la Comunidad autónoma de Canarias.Caujapé-Castells, J. Compilación de semillas para trueque recolectadas en las Islas Canarias, España.Acebes, J. R. Por poner un ejemplo, puede que le mostremos un anuncio apoyado en las páginas que ha visitado en nuestra página web. Al lado del ingreso a la zona recreativa de La Laguna de Barlovento se plantó toda una fila de madroños. Ya antaño, estos frutos eran una fuente de vitamina C para los aborígenes de La Palma, los auaritas o benahoaritas.

madroño canario

En cualquier caso Arbutus canariensis es un familiar muy próximo al madroño europeo y indudablemente las primeras poblaciones hispánicas ahora se percataron de este semejante, suponiéndole usos afines. Los azúcares del fruto de los madroños al fermentar generan alcoholes naturales. De ahí que, su consumo elevado llega a causar embriaguez, de ahí el apellido científico unedo que apunta el consejo de consumir uno solo. En Asturias incluso se le conoce con el nombre vulgar de “borrachín”. Y así fue como pudimos contemplar esta obra de arte natural, con sus tres gruesos y lisos troncos principales que arrancan de una enorme base que abarca los cinco metros de perímetro.

Novedades y precisiones sobre la distribución de las especies del género Arbutus L. En Enorme Canaria .Salas-Pascual, M., Déniz-Suárez, Y también.A. La PalmaPérez de Paz, P. L., del Arco, M., Rodríguez, O., Acebes, J. R., Marrero Gómez, M. V., Wildpret, W.

Estudio de los taxones de flora vascular potencialmente conminados en el Parque Rural de TenoLucía Sauquillo, V., Reyes-Betancort, J. A., Pérez de Paz, P. L. F00078Vegetación de hoy del Monte Verde en el sotobosque de las plantaciones de especies forestales foráneas de la Islas de Tenerife García-Gallo, A., Wildpret, W., Jiménez, M. T. La laurisilva canaria, un ecosistema frágil y amenazadoFernández-López, A. Contribución al conocimiento de la vegetación de Icod de Los Vinos. Tenerife del Arco, M., Ardévol, J. F., Pérez de Paz, P. L. Estudio sobre la vegetación y flora forestal de las Canarias OccidentalesCeballos, L., Ortuño, F.

Los semilleros se tienen que hacer en primavera o en el otoño. Es un árbol muy ornamental, empleándose en ocasiones en jardinería. Su madera es apreciada y puede ser usada en ebanistería de gran lujo, pero tiene como problema la poca resistencia a los insectos.