Ejercicios Para Los Muslos

Eso sí, ten en cuenta que es esencial hablar con un profesional antes de montar una rutina de ejercicio, a fin de que te oriente y te ayude a conseguir los resultados que buscas. La situación inicial es en cuclillas y con las manos posicionadas en la cadera. Ten en cuenta que la pierna que esté levantada no debe superar un ángulo de 90 grados.

Túmbate en una esterilla de lado, apoyando la mano o el codo en función de lo cómoda que estés y de la dificultad que desees poner al ejercicio. Desde ahí, apoya la planta del pie con la rodilla flexionada de la pierna que no vas a trabajar tras la que sí vas a mover. Estira completamente la pierna que trabajes con el pie en extensión, despegándola poco a poco hasta que sientas cómo el glúteo se despega del suelo. Desde esa situación, vuelve a llevar la pierna a la situación inicial, y de ahí, vuélvela a subir. Si eres principiante, apoya el pie en el suelo cada vez que haces una reiteración. Si deseas mucho más dificultad, no llegues a apoyar el pie en el suelo toda vez que acabes una repetición.

Los Más Destacados Ejercicios Para Endurecer Las Piernas, Los Muslos Y Los Glúteos

A esto le vamos a añadir un pulso con cada reiteración. Comenzamos tumbados en el piso boca arriba con las rodillas dobladas y los pies apoyados en el piso. Con los brazos extendidos al lado del cuerpo, levantaremos los glúteos hacia el techo, seguido de la espalda, manteniendo la cabeza y el cuello en el piso.

ejercicios para los muslos

El muslo está compuesto por múltiples grupos musculares entre aquéllos que se tienen dentro el cuádriceps, los isquiotibiales y los aductores. Deja que los brazos cuelguen al costado del cuerpo y presiona con las palmas de las manos sobre la pared. Asimismo puedes mantener una pesa frente al pecho para acrecentar la intensidad. Da uno o dos pasos hacia atrás y pone los pies separados a la anchura de los hombros y tenuemente girados hacia afuera. De esta manera, evitarás que las rodillas se vayan hacia dentro durante el ejercicio.

¿cuáles Son Los Más Destacados Ejercicios Para El Tren Inferior?

También se tienen la posibilidad de hacer series de ejercicios para endurecer las piernas estirando y contrayendo los gemelos. Para esto, sitúate con las puntas de los pies en un peldaño, ponte de puntillas y baja poco a poco hasta el momento en que el talón quede bajo la línea del peldaño. De esta manera, el movimiento y la contracción del gemelo serán mucho más amplios. Álvaro Matey, manager de la app popular deportiva NetSportG, explica que la efectividad y beneficios de este ejercicio para las piernas y los glúteos tiene una puntuación de 8 sobre diez. Para principiantes es muy recomendable sujetarse en algún lado, por servirnos de un ejemplo en una barra o en una barandilla, y ubicar sutilmente la cadera hacia atrás.

ejercicios para los muslos

Eso sí, es primordial calentar antes de hacerlos y estirar después porque es una zona muy frágil en la que se generan muchas lesiones . Desde una situación de bipedestación, da un paso largo hacia adelante hasta el momento en que la rodilla de la pierna trasera tenga contacto con el suelo. Vuelve a la situación inicial e intercambia el pie que continúas.

Ponte en pie, con los hombros relajados, la barbilla hacia arriba y los brazos a los lados. Desplaza una pierna hacia atrás y baja las caderas hasta el momento en que ambas piernas estén dobladas en un ángulo de 90 grados. La rodilla delantera ha de estar sobre el tobillo y la atrás no debe tocar el suelo.

ejercicios para los muslos

En el tren inferior, disponemos los grandes conjuntos musculares que nos dejan realizar las ocupaciones motrices en el día a día. Por servirnos de un ejemplo, caminar, correr, sentarnos, agacharnos… Todos estos movimientos son posibles enormes a los músculos de piernas, muslos y glúteos.

Eleva la pierna de encima hacia arriba unos grados precisamente (hasta llegar al punto de máxima contracción glútea, sin que se genere una flexión de la columna). Después vuelve a la posición inicial –sin dejar que se apoye completamente la pierna sobre la de abajo– y vuelve a reiterar la ejecución. Cuando termines las reiteraciones realiza lo mismo con el otro costado. Desde la situación parado, mirada adelante con pies abiertos a la anchura de los hombros y puntas sutilmente hacia afuera.

Y sucede que el entrenamiento regular de los muslos se encuentra dentro de los pilares de tu avance. No solo merece la pena desde el punto de vista estético, asimismo aporta varios provecho a la hora de realizar ejercicios como sentadillas, zancadas y otros ejercicios afines, ya que ayuda a mejorar la postura y la seguridad. Como resultado, asimismo tienes mucho más equilibrio y fuerza para hacer movimientos rutinarios como caminar, correr, saltar o subir escaleras.

Empuja las caderas hacia atrás y baja hasta que la rodilla derecha esté en un ángulo de 90 grados. Tienes que llevar a cabo cuando menos diez reiteraciones con cada pierna. Las mujeres tendemos a amontonar grasa en la región de la cadera, muslos, abdomen y glúteos. Por eso debemos efectuar ejercicios concretos para tonificar esas zonas de nuestro cuerpo. La posición inicial es tumbada sobre un costado con las piernas completamente extendidas, una sobre la otra.

Baja con la espalda recta y sacando sutilmente el culo hacia afuera, flexionando la cadera y rodillas unos 90 grados, aproximadamente. Los brazos pueden extenderse hacia adelante para ayudarte en la ejecución. ¿Listo para probar otra variación de las sentadillas muy divertida? Comenzamos de pie, con las piernas colocadas a la anchura de los hombros y los pies mirando hacia fuera. Flexionamos las rodillas y nos inclinamos para realizar una sentadilla. Bajamos todo cuanto tenemos la posibilidad de y, al llegar al punto más bajo, apoyamos los codos en la parte interna de las rodillas y empujamos hacia fuera.

En esta posición y juntando las manos para encender los brazos. La posición inicial es en cuadrupedia, con rodillas y manos apoyadas en el suelo. Coloca las manos abiertas a la anchura de los hombros y las rodillas rectas, justo bajo las caderas. Empieza primero con una pierna, sosteniendo la rodilla doblada a 90 grados y subiendo la pierna hasta que esté al nivel de la cadera.