Curiosidades De La Encina

La leña de encina tiene un gran poder calorífico y es muy apreciada para la obtención de carbón vegetal, cuya elaboración necesita entendimientos que pasan de generación en generación. Las bellotas son muy ricas en hidratos de carbono y grasas de enorme valor nutritivo. Sin embargo no tienen buen sabor, lo cual sólo las hace aptas para los cerdos y cerdos salvajes, que las devoran con gusto, o como alimento de urgencia.

curiosidades de la encina

Hay que rendirle culto pues sin lugar a género de dudas, es el árbol de España. Huesuda y esquelética con sus tres brazos retorcidos, bello mástil a fin de que navegue la dehesa, las encinas son el auténtico estandarte de nuestra botánica rural. Aseguran los mucho más veteranos de Joselito, custodios del campo y sus trabajos, que en días de tormenta su amplia y extensa copa y frondoso ramaje resulta la marquesina perfecta para guarecer a los animales. Las curiosidades que guarda la encina son escenciales para la nutrición del cerdo Joselito.

Encina En Bolsa De Yute

Brotan verdes y se tornan de color cobrizo obscuro en el momento en que maduran. Resalta su brillo uniforme y presenta un “sombrerillo” característico formado por unas apretadas y espesas brácteas (de inconfundible composición cónica que cubren aproximadamente una tercer parte de su tamaño). En la encina, el capuchón de la bellota solo consigue una tercera parte de la longitud del fruto y no tiene escamas punzantes, a diferencia de la coscoja. En el momento en que se siembran bellotas, germinan de manera fácil a los pocos meses, pero la joven Encina va a tardar, comunmente, varios años, aun décadas, en alcanzar 1 metro de altura.

Se caracteriza por tener una copa densa y redondeada y unas hojas entre orbiculares y lanceoladas que en el momento en que nacen suelen ser espinoso-dentadas. En Extremadura se usa su bellota para dar de comer al ganado porcino. Uno de los árboles que todavía sobran en los bosques colindantes a la refinería de Petronor son las encinas cantábricas. Si bien antaño eran muy abundantes en toda la cornisa cantábrica, hoy en día cada vez son más escasos los bosques de encinar cantábrico bien preservados. La encina , asimismo llamada carrasca, es un árbol perennifolio que se ramifica desde muy cerca del suelo para formar una copa espesa, amplia y extensa y abierta, de manera redondeada. Fruto en núcula , de color cobrizo oscuro en la madurez, amargo, de 1 a 3 cm de longitud y con la cúpula que no llega a la mitad.

En exposiciones sombrías el desarrollo es más rápido, logrando llegar hasta los diez cm cada un año. Se frecuenta elegir la siembra de bellotas directamente en el lote al trasplante, en tanto que no es una especie que responda bien a los cambios de sustrato. Los trasplantes tienen un porcentaje de bajas o yerras bastante alto, mientras que las bellotas que germinan exitosamente dan sitio a encinas prácticamente indestructibles. Además de esto resulta una excelente leña para quemar y para realizar carbón vegetal.

Encina En Caja Deluxe

Los amentos masculinos son de color amarillo y cuelgan en buen número del radical de las ramillas. Las flores masculinas, poco vistosas, tienen un perigonio de 3 a 7 piezas y un número variable de estambres. Las femeninas, solitarias o en grupos de 2 o cuatro, tienen estilos divergentes y estigmas claviformes de color rojizo. La madera de encina es dura, espesa, compacta, pesada y difícil de trabajar. Aparentemente las bellotas de las encinas dan un aceite comestible. De corteza oscura y agrietada, la encina se diferencia por su tronco corto y su copa ancha y grande.

Otra clase con la que se puede confundir, si nos fijamos solamente en las hojas y en las bellotas, es el alcornoque aunque basta revisar la gruesa corteza que cubre su leño y sus ramas para darnos cuenta de la diferencia. En el pasado, en varios pueblos, se recogían las cenizas de la cocina y del horno, que proceden de leñas de encinas y de robles, en cestos de mimbre. Se guardaban y posteriormente se empleaban como lejía para blanquear la ropa. Se calentaba el agua con aliagas y cambrones y se vertía sobre las cenizas ubicadas sobre un paño encima de la ropa a blanquear.

Toda vez que plantamos un árbol ayudamos a conservar el medioambiente.

Las hojas son coriáceas y de aspecto variable, elípticas o lanceoladas con bordes lisos o con dientes punzantes que recuerdan al acebo, en especial en las ramas jóvenes y bajas. Se puede ir sobre los 25 metros de altura y su copa se marcha ensanchando con la edad. A su tupida sombra se arremolinan los cochinos, ya que la humedad que genera la falta de luz solar provoca que en derredor del tronco se expanda la mejor grama.

Quecus ilex ilex puede lograr una altura de 30 metros y está en la región costera de Bizkaia y Gipuzkoa. Se caracteriza por tener una copa habitualmente poco densa y unas hojas entre lanceoladas y oblongo-lanceoladas que cuando nacen suelen ser aserradas. Exhibe una especial prioridad por los terrenos calcáreos y está que se encuentra en laderas soleadas.

Hábitat Y Distribución De Quercus Ilex

También en los encinares se generan abundantemente la negra miel de encina elaborada por las abejas en gran parte con las secreciones de las encinas. Hoy en dia los encinares están amenazados en su supervivencia por distintos fundamentos relacionados con el cambio del empleo agrícola de muchos campos y pues la encina medra demasiado despacio. Cuando esto sucede posteriormente no se da el proceso de floración.

Suelen caer cerca del árbol en donde su cascara se consigue ablandar a fin de que la semilla logre germinar. Son enormes, de color marrón refulgente cuando ya están maduras. Presentan un domo formada por brácteas que cubren un tercio de la bellota con un ápice puntiaguda. El tiempo de maduración de esta fruta es de octubre a noviembre y tienden a caer hasta el mes de enero. Ella sirve de alimento para ciertos animales como el cerdo, conejos, perdices y palomas que recorren una cantidad de kilómetros para poder disfrutar de este manjar. Las hojas, que continúan en el árbol hasta tres o cuatro años tienen la posibilidad de ser largas y angostas u ovaladas, con salientes espinosos o con los bordes ondulados o llanos.

Pero atención para alguno de estos usos es requisito consultar con un médico por las reacciones adversas que se pueda tener. Aunque no está considerada una planta tóxica, no se recomienda emplear en altas dosis, ya que pueden generar vómitos y síntomas de gastritis por lo que hay que utilizar con precaución. Según la mitología celta, era en las encinas donde se reunían los Druidas, curas poseedores de conocimientos de predicción, curación y astronomía, maestros y jueces. Los arbolitos se mandan en caja de madera con enorme ventilación. Las raíces en repelón, se mandan con retenedor de agua que garantizan la correcta…

No obstante, parece ser que hay ciudades de Quercus ilex ballota que, a través de una selección efectuada por el hombre desde la prehistoria, proporcionan una bellotas dulces que pueden comerse crudas o asadas como las castañas. Bellotas de este tipo se tienen la posibilidad de conseguir en el centro y sur de la península Ibérica; y semeja que tienen fama las que se dan en la comarca de los Pedroches (Córdoba). Según Plinio, estas bellotas se consumían torradas en el postre y asimismo las secaban, las molían y las usaban como harina. Para elaborar la decocción se emplean 4 medidas de cuchara de corteza desmenuzada por litro de agua, se deja hervir diez minutos y se filtra.

Son ásperas por el haz, refulgentes y de color verde negruzco, mientras que el envés es pubescente y verde grisáceo. Por esta razón, hay que plantar las semillas de bellotas en el mismo momento de su cosecha, tratando siempre de colocar mucho más cantidad, pues hay que tener en cuenta que este fruto es una parte de la dieta de varios animales. En cuanto a las flores de la Encina, estas suelen manifestarse entre los meses de marzo y mayo, las cuales son de clase monoica que se muestran en amentos en forma agrupada y en enormes racimos, que se muestran de manera erecta y luego se transforman en colgantes. Poseen una tonalidad variación empezando de color amarillo, pasando por naranja para finalizar en color pardo y están distribuidas por toda copa del árbol en la situacion de las masculinas. No obstante, las flores femeninas de esta planta son más pequeñas y crecen de manera aislada que del mismo modo cambian de color iniciando rojas y posteriormente cambian a naranja. En ella cae la bellota, la piedra angular de la dehesa, el dorado, la ambrosía que magnifica el sabor de las carnes curadas del cerdo ibérico.