Castaña Fruto

El fruto está cubierto de espinas largas y muy ramificadas, que dan el nombre de erizo al conjunto. En su interior puede encontrarse aún una cobertura marrón dura, similar al cuero, bajo la que se encuentra una última capa de tejido fino y aterciopelado que almacena por último el fruto comible, de color amarillo. A veces esta telilla divide el fruto en múltiples compartimentos, aunque los frutos que no lo están son por lo general más apreciados. 200 g de arroz bomba, g de castañas, 1 cebolla morada, 30 ml de aceite de oliva virgen extra, 60 ml de vino blanco, 1 l de caldo de verduras caliente, 50 g de parmesano rallado, 50 ml de nata líquida de cocina, sal, pimienta y perejil. Cubrir con el caldo o con agua, llevar a ebullición, tapar y dejar cocer a fuego retardado unos 30 minutos, quitando ocasionalmente. En el momento en que las verduras estén agradables, machacar, añadir un chorro de nata líquida al gusto y corregir de sal.

Por su versatilidad en la cocina, aceptan muchas preparaciones que se adaptan a cualquier necesidad, si bien quizá destaquen particularmente como picoteo o bocado entre horas, fácil de llevar a cualquier parte una vez peladas. Pocos antídotos hacen en frente de las bajas temperaturas tan bien como un cucurucho de castañas recién asadas, calentando las manos pero asimismo cuerpo y alma, con su reconfortante aroma y su delicioso gusto, lleno aparte de virtudes alimenticias. Muy asociadas a esa vida rural y humilde, de tradiciones que perduran, las castañas asimismo pueden ser un ingrediente de alta cocina.

Debido a que es una fruta rica en fibra, de hoy como recogedor intestinal natural que nos asiste a solventar los inconvenientes de estreñimiento. Las castañas son antioxidantes naturales por su contenido en vitamina C, A y Y también. Una vez peladas o asadas, las castañas asimismo se tienen la posibilidad de conservar en nevera o congelador, pero su tiempo de conservación se disminuye. El proceso es sencillísimo, se deja secar algo más de una semana y una vez secas, se ponen sobre las brasas del fuego y con el calor y el humo se secan perdiendo gran cantidad de agua y logrando un proceso de deshidratación natural.

La Castaña: Un Fruto Seco Un Tanto Peculiar

Hay que acabar con los prejuicios sobre la castaña y su única forma de comerlas, asadas al fuego. Con ella se pueden elaborar tanto platos dulces como salados. Lo saben bien en las Alpujarras, donde preparan un potaje tradicional de los meses fríos.

castaña fruto

Sus hojas se distinguen por ser grandes y compuestas, contando con 5 o 7 foliolos de bordes levemente dentados. El fruto, afortunadamente, es fácil de distinguir, ya que está compuesto por una cápsula verde, mucho menos espinada que la de la castaña común y que alberga una única castaña en su interior. La castaña en sí es más redondeada que la comestible y no termina en punta. El castaño japonés, asimismo llamado Castanea japonica, puede hallarse en el propio El país nipón, en China y en Corea, en zonas montañosas por debajo de los 3.000 metros de altitud. Puede crecer algo mucho más que el chino, aunque lo habitual es hallarlo en porte de simple arbusto. Sus pequeñas castañas son comibles, habitualmente de forma hervida o asada.

El Cacahuete No Es Lo Que Parece: El Falso Fruto Seco Que Asimismo Sirve Para Cocinar

Es más pequeño que el europeo, medrando hasta alturas de 12 metros, con una copa redondeada con apariencia de paraguas y ramas bajas. El olor de sus flores es intensísimo, en el momento en que el árbol las genera en primavera, y se cultiva gracias a su alta resistencia tanto a la sequía como a la contaminación. Una castaña que destaca por el gran tamaño de su fruto, que madura a fines de octubre.

Se trata de un fruto de cáscara que suele tener sabor dulce y que, en aquellos tipos en que resulta comible, es de excelentes propiedades nutricionales y recibe todo tipo de tratamientos. Son un ejemplo de esto las conocidas como castañas pilongas, que no son un género de castaña, sino una castaña comible que ha sido previamente desecada de forma que se conserve sin inconvenientes durante un buen tiempo. Si nos quedamos con ganas de castañas fuera de temporada, en el mercado tenemos la posibilidad de encontrarlas cocidas en conserva al natural, congeladas, secas o en elaboraciones dulces de todo género, incluyendo mermeladas y distintos postres. Además, la harina de castañas es una delicia llena de aromas para experimentar con nuestras recetas de panadería y repostería, en especial si se combina con chocolate y frutos secos. Para cocinar con ellas y otras preparaciones, otra opción es cocerlas en agua hirviendo, unos minutos, según el tamaño y el punto en el que las queramos. Siempre sin olvidar el corte previo, y controlando la textura interior.

Ricas En Fibra

Las castañas, al revés de lo que se piensa y comparándolas con el resto de frutos secos son los frutos con menos calorías ya que poseen una menor proporción de grasas y de proteínas que el resto de frutos secos. En cambio, son ricas en hidratos de carbono complejos por lo que en su composición llega a asemejarse más a un cereal que a un fruto seco. La castaña es el fruto del castaño, de forma redondeada y plana por un lado, normalmente de color marrón refulgente por fuera y la pulpa blanco-amarillenta y de gusto dulce. Acostumbran a comerse asadas aunque hay considerablemente más usos y formas de presentación en el mercado. El popular como castaño español es el mucho más popular de los árboles que dan castañas, como asimismo lo son sus frutos con mucha diferencia.

Proseguir la cocción a temperatura alta, hasta el momento en que estén bien doradas y hayan empezado a perder volumen. Incorporar las patatas, salpimentar, remover y agregar el vino. Cuando evapore el alcohol, echar las castañas cocidas y media salsa de mostaza y seguir la cocción bajando un tanto el fuego.

Aunque, eso sí, tiene exactamente las mismas dotes decorativas que su familiar. El ejemplar tiene cientos de anécdotas y curiosidades prologadas por Paco Torreblanca, entre los más reconocidos reposteros españoles y con colaboraciones tan esenciales como las de Carlos Acoytia o Santiago Pereira, de la Facultad de Lugo. Además de las mucho más de 70 recetas elaboradas por Flavio, ilustradas con más de mil fotografías. Ricas en hidratos de carbono, las castañas fueron una alternativa saludable para mitigar el apetito en la Edad Media. Conoce más sobre este fruto milenario de fuerte arraigo en Galicia. Se puede destacar que la forma mucho más saludable de comerla es cruda y fría, en tanto que nos contribuye todos sus nutrientes, cosa que se va perdiendo al cocinarla de cualquiera de sus recetas.

Al igual que ocurre con las legumbres, el fruto del castaño también contiene rafinosa y estaquiosa. Así como enseñamos en este artículo de EL ESPAÑOL, nuestro cuerpo acostumbra conseguir ciertas adversidades a la hora de metabolizar estos carbohidratos tanto en el intestino delgado como en el estómago, por lo que terminan en el intestino abultado. Allí se genera un proceso de fermentación que genera anhídrido carbónico, hidrógeno, metano y otros gases que terminan siendo expulsados de nuestro organismo con apariencia de flatulencia.