Ajo Nombre Cientifico

Las pretensiones desde la brotación hasta el comienzo de la bulbificación son las inferiores y suelen estar bastante cubiertas por las lluvias. Las necesidades mucho más importantes de agua se generan durante la formación del bulbo. El ajo es un cultivo que por sus especificaciones morfológicas cubre poco el terreno y, por tanto ofrece cierta sencillez al avance de malas hierbas y la evaporación. Es de suma importancia sostener el cultivo limpio de malas yerbas, a través de las escardas oportunas. Se realiza la escarda manual o se aplican uno o varios herbicidas. Las labores tienen que comenzar unos seis meses antes de la plantación, estas deben dejar el terreno mullido y esponjoso en profundidad.

ajo nombre cientifico

Van a consistir en una tarea de arado profunda (30-35 cm) seguida de 2 ó 3 rastreadas cruzadas. Con esta primera labor se enterrarán los abonos orgánicos. Una humedad en el suelo un poco bajo la capacidad de campo es perfecta para el desarrollo del cultivo. Los ajos tienen una riqueza en proteínas y también hidratos de carbono mayor a otras hortalizas y verduras por lo que las superan en aporte energético. Tomar un diente de ajo cada día, crudo, picadito; al comienzo del desayuno por ejemplo puede ser suficiente para obtener un efecto precautorio sobre las patologías cardiovasculares.

Nombre Científico Y Nombres Recurrentes

El tallo tiene forma de disco y se sitúa justo sobre las raíces. Cuando se recogen los ajos el disco se ha endurecido y forma un callo bajo los dientes. Los romanos le dieron el nombre de “Allium” que significa candente, picante.

Igual que la cebolla , el ajo emigró hacia Egipto pasando por Asia Menor. Los egipcios comenzaron a cultivar estas dos plantas sistemáticamente, lo que ocasionó que se atenuara su fuerte gusto picante, para usarlos y apreciarlos como alimento común. Sin el rábano, la cebolla y el ajo, no se hubiesen podido crear las pirámides de Gizeh. Estas tres plantas dejaron que toda la gente que trabajaba en la construcción estuviese cuidada de epidemias merced a su consumo.

Preservar Los Ajos

El ajo fue muy conocido por Hipócrates, el Padre de la medicina, y también Dioscórides, el médico primordial de los ejércitos romanos, que lo usó en abundancia y nos dejó una descripción de sus primordiales efectos. En la situacion de adultos la dosis habitual es de gotas en agua o jugo de frutas tres ocasiones cada día, siempre y en todo momento con las comidas, pero en el caso de necesidad puede aumentarse sin riesgo. En los niños la dosis dependerá de la edad, pero normalmente se aconseja 2 gotas por año de edad dos veces cada día y con algo en el estómago. Esto hasta cinco años, después cinco gotas un par de veces al día, hasta los diez años. Requiere un clima fresco y frío durante las primeras fases de avance y por contra, caluroso y luminoso desde que empieza a formarse el bulbo hasta su cosecha.

Estudios realizados con perros y ratas demostraron actividad hipotensora del bulbo de ajo, reduciendo la tensión a los valores iniciales. Además de esto se han demostrado propiedades antioxidantes, antiarterioscleróticas, antihepatotóxicas y anticancerígenos. Si bien contribuye vitaminas como la C, B1 y B3, y minerales como potasio, calcio, fósforo, hierro y magnesio, su valor reside en distintas substancias azufradas que tiene dentro, siendo la principal la aliína.

Poco desarrollo de las plantas afectadas y en casos graves la muerte de las mismas. En ocasiones los asaltos se encuentran en principio a rodales que posteriormente se alargan a todo el cultivo. Es indispensable el análisis netológico y además antes del cultivo para hacer el tratamiento en condiciones convenientes. El ajo es un bulbo subterráneo que se compone de una decena de bulbillos o dientes envueltos en una membrana blanca y sedosa. Las hojas parten de la raíz, rodean el tallo en su mitad inferior, y son largas, densas y puntiagudas.

Enciclopedia De Las Plantas

Los bulbillos simples o dientes normales son yemas vegetativas en estado de dormancia que tienen origen en la axila de una hoja fértil. Un bulbo de ajo puede pesar entre 30 y 100 gramos, si bien en ocasiones pueden alcanzar los 200 gramos. En 1858 Louis Pasteur estudió las características del ajo y descubrió que era un antibiótico. Además de esto, según cuenta la historia, los egipcios y helenos lo utilizaron para incrementar la potencia sexual. En terrenos sueltos los bulbos se desenterrarán tirando de las hojas, al tiempo que en terrenos compactos es recomendable usar palas de punta o legones.

En la actualidad se cosecha de manera mecánica con cosechadoras atadoras de manojos. Ocasionan daños al penetrar las orugas por el interior de las vainas de las hojas hasta el cogollo. Se para el desarrollo de las plantas, amarillean las hojas y puede finalizar pudriéndose la planta. La primera generación se descubre a mediados de marzo o primeros de abril. La ovoposición comienza a los días después de su aparición.

En la Odisea, nos encontramos en el mito del Vellocino de Oro a Medea, que untó el cuerpo de Jasón con ajos para protegerlo de los toros del rey. Enormes figuras como Pasteur, define en 1858 las características asépticas del ajo y Albert Schweitzer, premio nobel de la paz en 1952 que centró su historia a las misiones en África, lo usó allí para batallar la disentería. Otra curiosidad a poner énfasis es la utilización que dieron los rusos al ajo. Éstos, conociendo las características antibióticas del ajo, denominaron al ajo “la penicilina rusa” durante la Segunda Guerra Mundial.

Remover El Mal Aliento

También se cosechan en verde para consumirlos como ajos tiernos. Estos ajos se siembran en la misma época que los otros, pero se cosechan en el momento en que empieza la formación del bulbo. Estas plantas se caracterizan por presentar un gran aroma. Son apreciados sobre todo en la zona sur de Europa por su fuerte gusto. Desde el ajo se tienen la posibilidad de conseguir diversos derivados, como el aceite de ajo, producido de la destilación de ajos troceados, y el ajo deshidratado.